Inicio

1º Bach.Filosofía
y Ciudadanía

Blog para plantear Dudas

Pruebas Bach.1º


Currículo

1.-Procedimientos Comunes
2.-Saber Filosófico

3.- Conocimiento y Realidad
3.1. Conocimiento y verdad
3.2. El problema de la realidad
3.3. El conocimiento científico: origen, método y límites
3.4. Lenguaje y razonamiento. Lógica simbólica

4.- Persona y Sociedad
4.1-Dimensión Biológica
4.2-Dimensión Sociocultural
4.3-Concepciones Filosóficas

5.Filosofía moral y política
5.1.-Dimensión Moral
5.1. Cuestionario
5.2.-Democracia y Ciudadanía
5.2. Cuestionario









Lecturas

Discurso del Método (I...IV)
Cuestionario Discurso del Metodo.doc



Platón texto
Cuestionario Platón Texto.doc

Marcuse.- El Final de la Utopía (Extracto)
Cuestionario Hume_Texto.docx


Freud-Significado de los sueños-Extracto.doc
Cuestionario Freud-Significado Sueños.doc
....................................................................

Marcuse: Freud.- Id, Ego, SuperEgo.doc
Cuestionario.- Marcuse sobre Freud.docx

...................................................................................

Hume_texto.doc
Cuestionario Hume_texto.docx
................................................

.
.
..............................................................

5.
2. Filosofía política. Democracia y ciudadanía.-

a. La construcción filosófica de la ciudadanía. Génesis histórica y fundamentación filosófica.

b. Filosofía política: origen y legitimidad del poder político. Fundamentos filosóficos del Estado democrático y de derecho.

c. El Estado ante los retos de la sociedad actual:


1. Legitimidad de la acción del Estado para defender la paz, los valores democráticos y los derechos humanos.


2. Democracia mediática y ciudadanía global.

Materiales.- Estudia el documento que se desarrolla a continuación, siguiendo el cuestionario...
5.2.
Filosofía política. Democracia y ciudadanía.-

a.
La construcción filosófica de la ciudadanía. Génesis histórica y fundamentación filosófica.


1.
Los orígenes.- Los seres humanos – cuando su sustento se basaba en la caza, pesca y la recolección de frutos- vivían en pequeños grupos, en los que predominaban las relaciones inter/intra familiares. Al crecer la población, algunos subgrupos debían marchar a otros lugares en busca de alimento y con el tiempo se perdía la relación con el grupo principal. Con el neolítico y el advenimiento de la incipiente agricultura y ganadería aparece la posibilidad de sociedades estables más numerosas. Progresivamente aparecen grandes ciudades asentadas principalmente en los deltas de los grandes ríos y grandes imperios. Los individuos de tales grupos humanos aparecen como subordinados a la comunidad y, en definitiva, como súbditos, cuando no de pertenencias, de quien ostentaba el poder.


2.
El concepto de ciudadanía en la Grecia clásica parece surgir en algunas ciudades estado, ( la democracia ateniense) y aparece ligada al concepto de hombre libre (en contraposición a esclavos y a criados, extranjeros) con derecho a decidir en los asuntos de la ciudad (se trata de democracias directas). No obstante, el derecho de ciudadanía no afecta, ni mucho menos, a la mayoría de la población, sino que excluía expresamente a esclavos, mujeres, niños y extranjeros, es decir, a la mayoría de la población (por ejemplo, Aristóteles piensa que los esclavos ni siquiera pueden ser considerados hombres y las mujeres son hombres incompletos).


3.
El concepto de ciudadanía es reelaborado en el mundo romano, ligado a una serie de derechos y deberes ciudadanos: Al principio sólo los patricios poseían el derecho de ciudadanía, pero más tarde se extendió también a los plebeyos. Con la expansión de Roma, la ciudadanía se va extendiendo a los habitantes de otras ciudades, expansión que continúa en el imperio, aunque de nuevo los ciudadanos vuelven a ser súbditos de un emperador cuyo poder se refuerza revestido de divinidad. En los últimos tiempos del imperio romano, el derecho de ciudadanía termina por extenderse a todos los ciudadanos del imperio.


4.
El concepto de ciudadanía tras la caída del imperio romano de occidente: la ciudadanía pierde importancia, sustituyéndose por los conceptos de súbdito y vasallo, y no vuelve a reaparecer hasta finales de la edad media relacionado con los habitantes de las ciudades (los burgos ... burgueses), a diferencia de los habitantes del campo sometidos al señor feudal.


5.
El concepto de ciudadanía en el Renacimiento y la Modernidad.- Con el reforzamiento de las monarquías nacionales de finales de la edad media, se refuerza el poder absoluto de los reyes, apoyados por convicciones religiosas (“todo poder viene de Dios”, San Pablo, Romanos, 13,1 ), Durante los siglos XV al XVIII se produce un aumento progresivo de la riqueza y libertades efectivas de los habitantes de las ciudades (los burgueses, propietarios, comerciantes, artesanos) en contraposición a los habitantes del campo, pero el poder sigue estando en manos de la antigua nobleza, aunque cada vez más empobrecida, y de las monarquías absolutistas. Los procesos revolucionarios que se viven en Inglaterra (a partir de 1642), en EEUU (1775-1783) y en Francia (a partir de 1789) consiguen limitar el poder de las monarquías absolutistas, dando lugar a las modernas formas de poder político de base parlamentaria. El siglo XVIII termina con el enfrentamiento entre los señores del antiguo régimen ( monarcas absolutos y nobleza) y la triunfante nueva clase social, la burguesía.


6.
La Ilustración: Es un término con el que se engloba una gran variedad de intelectuales de distintas tendencias ideológicas (Montesquieu, Rousseau, Voltaire, Kant...), cuya obra aparece entre el final de la Revolución Inglesa (1688) y la Revolución Francesa (1789). Su obra se puede considerar, entre otras cosas, como un intento de fundamentar conceptualmente la lucha contra las monarquías absolutistas, ya que los ilustrados se inspiran en los principios de la división de poderes y gobierno representativo elaborados por Locke. Uno de los autores en los que tales ideas aparecen más claramente expresadas es Kant, en su primer artículo definitivo para la paz perpetua, 1795: Ciudadanía es libertad, igualdad ante una ley común e igualdad de derechos.


7.
La revolución francesa: La Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano (DDHC) fue uno de los hechos de la revolución francesa de mayor trascendencia histórica. La DDHC incluye los derechos naturales inalienables (vertiente moral) y las condiciones necesarias para el ejercicio de los derechos naturales e individuales (vertiente política), y anuncia el nuevo modelo de Estado de los ciudadanos, el Estado de Derecho, democrático y nacional. Los derechos del hombre se proclamaron antes en USA (Declaración de Derechos de Virginia,1776, y Constitución de los Estados Unidos, 1787). Sin embargo, es la DDHC francesa de 1789 la que sirva de base a todas las declaraciones tanto del siglo XIX como del siglo XX, al añadir a los derechos naturales, los derechos del ciudadano. Es un texto separado de la constitución, con pretensión de universalidad, breve y fácil de entender. De ahí su trascendencia y éxito”.


8.
El concepto de ciudadanía tras la revolución francesa: el concepto de ciudadano, sujeto de derechos y deberes, reaparece con fuerza en los procesos revolucionarios citados, pero referido sólo a las clases pudientes (la burguesía), quedando excluidas tanto las mujeres como las clases más desfavorecidas, es decir, la mayoría de la población. Desde entonces el derecho de ciudadanía se ha ido extendiendo a cada vez más individuos, incluyendo a las mujeres y a los individuos de todas las clases sociales. Tras la DUDH (París, 1948), la noción de ciudadanía ¿parece? ir evolucionando hacia una ciudadanía universal, sujeto de inalienables derechos universales.


b.
Filosofía política: origen y legitimidad del poder político. Fundamentos filosóficos del Estado democrático y de derecho.


1.
Calicles: Deben gobernar los más fuertes.- En el Gorgias Platón pone en boca del sofista Calicles:“Pero me parece que la naturaleza demuestra que no es justo que el que valga más tenga menos que otro que no valga lo que él y el más fuerte menos que el más débil y prueba en mil ocasiones que debe ser así tanto en lo que concierne a los animales como a los mismos hombres, entre los cuales vemos Estados y naciones enteras donde la regla de lo justo es que el más fuerte se imponga al más débil y esté más beneficiado que él. ... En esta clase de empresas se trata, me figuro, de obrar según la naturaleza, y, ¡por Júpiter!, también según las mismas leyes de ella, aunque no ciertamente quizá según las leyes que los hombres han establecido”


2.
Platón: Los reyes filósofos: Deben gobernar los más sabios (República, libro VII).- “Pero a vosotros os hemos formado tanto para vosotros mismos como para el resto del Estado, para ser conductores y reyes de los enjambres, os hemos educado mejor y más completamente que a los otros, y más capaces de participar tanto en la filosofía como en la política. Cada uno a su turno, por consiguiente, debéis descender hacia la morada común de los demás y habituaros a contemplar las tinieblas; pues, una vez habituados, veréis mil veces mejor las cosas de allí y conoceréis cada una de las imágenes y de qué son imágenes, ya que vosotros habréis visto antes la verdad en lo que concierne a las cosas bellas, justas y buenas... Pero lo cierto es que el Estado en el que menos anhelan gobernar quienes han de hacerlo es forzosamente el mejor y el más alejado de disensiones, y lo contrario cabe decir del que tenga los gobernantes contrarios a esto”.


3.
Aristóteles: El hombre es social por naturaleza (Política, libro I, cap.1): “Así, pues, la asociación natural y permanente es la familia... La primera asociación de muchas familias, pero formada en virtud de relaciones que no son cotidianas, es el pueblo, que justamente puede llamarse colonia natural de la familia, ...La asociación de muchos pueblos forma un Estado completo, que llega, si puede decirse así, a bastarse absolutamente a sí mismo, teniendo por origen las necesidades de la vida, y debiendo su subsistencia al hecho de ser éstas satisfechas.
Así el Estado procede siempre de la naturaleza, lo mismo que las primeras asociaciones, cuyo fin último es aquél; porque la naturaleza de una cosa es precisamente su fin, y lo que es cada uno de los seres cuando ha alcanzado su completo desenvolvimiento se dice que es su naturaleza propia, ya se trate de un hombre, de un caballo o de una familia. Puede añadirse que este destino y este fin de los seres es para los mismos el primero de los bienes, y bastarse a sí mismos es, a la vez, un fin y una felicidad. De donde se concluye evidentemente que el Estado es un hecho natural, que el hombre es un ser naturalmente sociable, y que el que vive fuera de la sociedad por organización y no por efecto del azar es, ciertamente, o un ser degradado, o un dios.”


4.
San Pablo: Todo poder viene de Dios (Romanos, 13): “ Sométanse todos a las autoridades constituidas, pues no hay autoridad que no provenga de Dios, y las que existen, por Dios han sido constituidas. De modo que, quien se opone a la autoridad, se rebela contra el orden divino, y los rebeldes se atraerán sobre sí mismos la condenación. En efecto, los magistrados no son de temer cuando se obra el bien, sino cuando se obra el mal. ¿Quieres no temer la autoridad? Obra el bien, y obtendrás de ella elogios, pues es para ti un servidor de Dios para el bien. Pero, si obras el mal, teme: pues no en vano lleva espada: pues es un servidor de Dios para hacer justicia y castigar al que obra el mal. Por tanto, es preciso someterse, no sólo por temor al castigo, sino también en conciencia. Por eso precisamente pagáis los impuestos, porque son funcionarios de Dios, ocupados asiduamente en ese oficio. Dad a cada cual lo que se debe: a quien impuestos, impuestos; a quien tributo, tributo; a quien respeto, respeto; a quien honor, honor.”


5.
Hobbes: Ante la constatación de que el hombre es un lobo para el hombre, el poder debe ser absoluto y soberano (El gran Leviatán, cap. XVII): “Esta es la generación de el gran Leviatán o más bien (por hablar con mayor reverencia) de ese Dios Mortal a quien debemos, bajo el Dios Inmortal, nuestra paz y defensa. Y en él consiste la esencia de la república que (por definirla) es una persona cuyos actos ha asumido como autora una gran multitud, por pactos mutuos de unos con otros, a los fines de que pueda usar la fuerza y los medios de todos ellos, y según considere oportuno, para su paz y defensa común. Y el que carga con esta persona se denomina soberano y se dice que posee poder soberano; cualquier otro es su súbdito. Este poder soberano se alcanza por dos caminos. Uno es la fuerza natural... La otra es cuando los hombres acuerdan voluntariamente entre ellos mismos someterse a un hombre, o asamblea de hombres, confiando en ser protegidos por él o ella frente a todos los demás. Esta última puede llamarse una república política o república por institución; y la primera una república por adquisición.”


6.
Despotismo Ilustrado: “Todo para el pueblo pero sin el pueblo”. Se trata del absolutismo del XVIII, ya, en parte, influido por la ilustración.


7.
John Locke.- Poder representativo y división de poderes: Dos tratados sobre el gobierno civil. 1690. “Siempre que cierto número de hombres se unen en sociedad renunciando cada uno de ellos al poder de ejecutar la ley natural, cediéndolo a la comunidad, entonces y sólo entonces se constituye una sociedad política o civil... Por ese hecho autoriza a la sociedad o, lo que es lo mismo, a su poder legislativo, para hacer las leyes en su nombre según convenga al bien público o de la sociedad, y para ejecutarlas siempre que se requiera su propia asistencia (como si se tratase de decisiones propias suyas). Eso es lo que saca al hombre de un estado de naturaleza y lo coloca dentro de una sociedad civil, es decir, el hecho de establecer en este mundo un juez con autoridad para decidir todas las disputas, y reparar todos los daños que pueda sufrir un miembro cualquiera de la misma. Ese juez es el poder legislativo, o lo son los magistrados que él señale. ...
La monarquía absoluta ... es en realidad incompatible con la sociedad civil... Al partirse del supuesto de que ese príncipe absoluto reúne en sí mismo el poder legislativo y el poder ejecutivo sin participación de nadie, no existe juez ni manera de apelar a nadie capaz de decidir con justicia e imparcialidad, y con autoridad para sentenciar, o que pueda remediar o compensar cualquier atropello o daño que ese príncipe haya causado, por sí mismo, o por orden suya.”


8.
Kant.- Gobierno representativo y división de poderes (Primer artículo definitivo para la paz perpetua, 1795): “La constitución civil de cada Estado debe ser republicana. La constitución republicana es aquella establecida de conformidad con los principios, 1. º de la libertad de los miembros de una sociedad (en cuanto hombres), 2.º de la dependencia de todos respecto a una única legislación común (en cuanto súbditos) y 3.º de la igualdad de todos los súbditos (en cuanto ciudadanos): es la única que deriva de la idea del contrato originario y sobre la que deben fundarse todas las normas jurídicas de un pueblo. La constitución republicana es, pues, por lo que respecta al derecho, la que subyace a todos los tipos de constitución civil. ... El republicanismo es el principio político de la separación del poder ejecutivo (gobierno) del poder legislativo; el despotismo es el principio de la ejecución arbitraria por el Estado de leyes que él mismo se ha dado, con lo que la voluntad pública es manejada por el gobernante como su voluntad particular. ... Toda forma de gobierno que no sea representativa no es una forma de gobierno, porque el legislador no puede ser al mismo tiempo ejecutor de su voluntad en una y la misma persona”


9.
Revolución Francesa.- Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano (DDHC) , París, 26 de agosto de 1789 :” Los representantes del pueblo francés, que han formado una Asamblea Nacional, considerando que la ignorancia, la negligencia o el desprecio de los derechos humanos son las únicas causas de calamidades públicas y de la corrupción de los gobiernos, han resuelto exponer en una declaración solemne estos derechos naturales, imprescriptibles e inalienables...

Por estas razones, la Asamblea Nacional... reconoce y declara los siguientes Derechos del Hombre y del Ciudadano:
I - Los hombres han nacido, y continúan siendo, libres e iguales en cuanto a sus derechos. Por lo tanto, las distinciones civiles sólo podrán fundarse en la utilidad pública.
II - La finalidad de todas las asociaciones políticas es la protección de los derechos naturales e imprescriptibles del hombre; y esos derechos son libertad, propiedad, seguridad y resistencia a la opresión.
VI - La ley es expresión de la voluntad de la comunidad. Todos los ciudadanos tienen derecho a colaborar en su formación, sea personalmente, sea por medio de sus representantes. Debe ser igual para todos, sea para castigar o para premiar; y siendo todos iguales ante ella, todos son igualmente elegibles para todos los honores, colocaciones y empleos, conforme a sus distintas capacidades, sin ninguna otra distinción que la creada por sus virtudes y conocimientos.
X - Ningún hombre debe ser molestado por razón de sus opiniones, ni aún por sus ideas religiosas, siempre que al manifestarlas no se causen trastornos del orden público establecido por la ley.
XI - Puesto que la comunicación sin trabas de los pensamientos y opiniones es uno de los más valiosos derechos del hombre, todo ciudadano puede hablar, escribir y publicar libremente, teniendo en cuenta que es responsable de los abusos de esta libertad en los casos determinados por la ley.
XIV - Todo ciudadano tiene derecho, ya por sí mismo o por su representante, a emitir voto libremente para determinar la necesidad de las contribuciones públicas, su adjudicación y su cuantía, modo de amillaramiento y duración.
XV - Toda comunidad tiene derecho a pedir a todos sus agentes cuentas de su conducta.
XVI - Toda comunidad en la que no esté estipulada la separación de poderes y la seguridad de derechos necesita una Constitución.
XVII ...


10.
Constitución de los Estados Unidos, 17 de septiembre de 1787: “NOSOTROS, el Pueblo de los Estados Unidos, a fin de formar una Unión más perfecta, establecer Justicia, afirmar la tranquilidad interior, proveer la Defensa común, promover el bienestar general y asegurar para nosotros mismos y para nuestros descendientes los beneficios de la Libertad, estatuimos y sancionamos esta CONSTITUCIÓN ...”


11.
C. Marx.- La infraestructura económica determina la superestructura ideológica ( Prólogo de la contribución a la crítica de la economía política, 1859): “En la producción social de su vida, los hombres contraen determinadas relaciones necesarias e independientes de su voluntad, relaciones de producción, que corresponden a una determinada fase de desarrollo de sus fuerzas productivas materiales. El conjunto de estas relaciones de producción forma la estructura económica de la sociedad, la base real sobre la que se levanta la superestructura jurídica y política y a la que corresponden determinadas formas de conciencia social. El modo de producción de la vida material condiciona el proceso de la vida social, política y espiritual en general. No es la conciencia del hombre la que determina su ser, sino, por el contrario, el ser social es lo que determina su conciencia.”


12.
Nietzsche: El estado representativo es un engaño (Así habló Zaratustra, 1885):
Del nuevo ídolo"
En algún lugar existen todavía pueblos y rebaños, pero no entre nosotros, hermanos míos: aquí hay Estados. ¿Estado? ¿Qué es eso? ¡Bien! Abridme ahora los oídos, pues voy a deciros mi palabra sobre la muerte de los pueblos. Estado se llama el más frío de todos los monstruos fríos. Es frío incluso cuando miente; y ésta es la mentira que se desliza de su boca: «Yo, el Estado, soy el pueblo.»


13.
DUDH, 10 de diciembre de 1948: Preámbulo
  • Considerando que la libertad, la justicia y la paz en el mundo tienen por base el reconocimiento de la dignidad intrínseca y de los derechos iguales e inalienables de todos los miembros de la familia humana;
  • Considerando que ... se ha proclamado, como la aspiración más elevada del hombre, el advenimiento de un mundo en que los seres humanos, liberados del temor y de la miseria, disfruten de la libertad de palabra y de la libertad de creencias;
  • Considerando...
  • Considerando que los pueblos de las Naciones Unidas han reafirmado en la Carta su fe en los derechos fundamentales del hombre, en la dignidad y el valor de la persona humana y en la igualdad de derechos de hombres y mujeres, y se han declarado resueltos a promover el progreso social y a elevar el nivel de vida dentro de un concepto más amplio de la libertad;
  • Considerando...
  • Considerando que una concepción común de estos derechos y libertades es de la mayor importancia para el pleno cumplimiento de dicho compromiso;
La Asamblea General proclama la presente
Declaración Universal de Derechos Humanos como ideal común por el que todos los pueblos y naciones deben esforzarse, a fin de que tanto los individuos como las instituciones, inspirándose constantemente en ella, promuevan, mediante la enseñanza y la educación, el respeto a estos derechos y libertades, y aseguren, por medidas progresivas de carácter nacional e internacional, su reconocimiento y aplicación universales y efectivos, tanto entre los pueblos de los Estados Miembros como entre los de los territorios colocados bajo su jurisdicción.

Artículo 1 Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros.

Artículo 2 1. Toda persona tiene todos los derechos y libertades proclamados en esta Declaración, sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición.



14.
Constitución española de 1978:
PREÁMBULO
La nación española, deseando establecer la justicia, la libertad y la seguridad y promover el bien de cuantos la integran, en uso de su soberanía, proclama su voluntad de:
  • Garantizar la convivencia democrática dentro de la constitución y de las leyes conforme a un orden económico y social justo.
  • Consolidar un estado de derecho que asegure el imperio de la ley como expresión de la voluntad popular.
  • Proteger a todos los españoles y pueblos de España en el ejercicio de los derechos humanos, sus culturas y tradiciones, lenguas e instituciones.
  • Promover el progreso de la cultura y de la economía para asegurar a todos una digna calidad de vida.
  • Establecer una sociedad democrática avanzada, y Colaborar en el fortalecimiento de unas relaciones pacificas y de eficaz cooperación entre todos los pueblos de la tierra.
En consecuencia, las cortes aprueban y el pueblo español ratifica la siguiente Constitución:

Título preliminar: Artículo 1
1. España se constituye en un estado social y democrático de derecho, que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político.
2. La soberanía nacional reside en el pueblo español, del que emanan los poderes del estado.


c.
El estado ante los retos de la sociedad actual:


1.
Legitimidad de la acción del Estado para defender la paz, los valores democráticos y los derechos humanos. Kant: Primer artículo definitivo para la paz perpetua, 1795: “Si es preciso el consentimiento de los ciudadanos ... para decidir si debe haber guerra o no, nada es más natural que se piensen mucho el comenzar un juego tan maligno, puesto que ellos tendrían que decidir para sí mismos todos los sufrimientos de la guerra (como combatir, costear los gastos de la guerra con su propio patrimonio, reconstruir penosamente la devastación que deja tras sí la guerra y, por último y para colmo de males, hacerse cargo de las deudas que se transfieren a la paz misma y que no desaparecerán nunca (por nuevas y próximas guerras): por el contrario, en una constitución en la que el súbdito no es ciudadano,..., la guerra es la cosa más sencilla del mundo, porque el jefe del Estado no es un miembro del Estado sino su propietario, la guerra no le hace perder lo más mínimo..., y puede, por tanto, decidir la guerra, como una especie de juego, por causas insignificantes y encomendar indiferentemente la justificación de la misma.. al ... cuerpo diplomático.”


2.
Democracia mediática y ciudadanía global: Marcuse, El final de la utopía, 1967:
“...Hoy día... toda transformación del entorno técnico y natural es una posibilidad real... Hoy día podemos convertir el mundo en un infierno; como ustedes saben, estamos en el buen camino para conseguirlo. También podemos transformarlo en todo lo contrario... Ahí están todas las fuerzas materiales e intelectuales que es posible aplicar a la realización de una sociedad libre. El que no se apliquen a ello ha de atribuirse exclusivamente a la movilización total de la sociedad existente contra su propia posibilidad de liberación...

Es posible en el sentido indicado la eliminación de la pobreza y de la miseria; es posible en el indicado sentido la eliminación del trabajo alienado; posible la eliminación de lo que he llamado surplus repression... Apenas hay hoy, ni en la misma economía burguesa, un científico o investigador digno de ser tomado en serio que se atreva a negar que con las fuerzas productivas técnicamente disponibles ya hoy es posible la eliminación material e intelectual del hambre y de la miseria, y que lo que hoy ocurre ha de atribuirse a la organización sociopolítica de la tierra...
¿ Cuál es este estadio del desarrollo de las fuerzas productivas que posibilita el salto de la cantidad a la cualidad? Es ante todo la tecnologización del poder, que mina el terreno al poder mismo. La progresiva reducción de la fuerza de trabajo física en el proceso de producción (material), cada vez más ampliamente sustituida por trabajo nervioso mental, y la progresiva concentración de trabajo socialmente necesario en la clase de los técnicos, científicos, ingenieros, etc. ...
Lo que está en juego es la idea de una nueva antropología...: la génesis y el desarrollo de necesidades vitales de libertad. De una libertad que no se funde en la escasez y en la necesidad del trabajo alienado, ni encuentre en una y en otro sus límites. La necesidad del desarrollo de necesidades humanas cualitativamente nuevas... La continuidad de las necesidades desarrolladas y satisfechas en una sociedad represiva es en medida considerable lo que reproduce constantemente esa sociedad represiva en los individuos mismos...
Para que esas posibilidades técnicas no se conviertan en posibilidades de la represión, ... tienen que ser sostenidas y conquistadas por necesidades liberadoras y pacificadoras...
Hoy ya sabemos lo que pueden dar de sí la cibernética y las calculadoras para el control total de una existencia humana. Las nuevas necesidades ... pueden tal vez resumirse en la negación de las necesidades y de los valores que sostienen el actual sistema de dominio... Estas necesidades se niegan en la necesidad de paz, que hoy, como saben ustedes muy bien, no es una necesidad de la mayoría; en la necesidad de descanso, en la necesidad de estar solo, de tener una esfera privada que, como nos dicen los biólogos, es una necesidad inapelable del organismo; en la necesidad de calma y la necesidad de felicidad; todo ello entendido no como necesidades individuales, sino como fuerza productiva social, como necesidades sociales que hay que poner en obra de un modo determinante en la organización y la dirección de las fuerzas productivas.
Estas nuevas necesidades vitales posibilitarán, como fuerza productiva social, una transformación técnica total del mundo de la vida, y creo que sólo en un mundo así transformado se hacen posibles nuevas situaciones humanas, nuevas relaciones entre los hombres. Transformación técnica: de nuevo hablo teniendo en cuenta los países capitalistas más desarrollados técnicamente, en los cuales una transformación así significa la eliminación de los horrores de la industrialización y la comercialización capitalistas, la reconstrucción total de las ciudades y el restablecimiento de la naturaleza tras la eliminación de los horrores de la industrialización capitalista. No creo necesario decirles que al hablar de eliminación de los horrores de una industrialización capitalista no estoy glorificando una regresión romántica a la prehistoria de la técnica, sino que creo, por el contrario, que las bendiciones de la técnica y de la industrialización en general no pueden ser visibles y reales sino cuando hayan sido eliminadas la industrialización y la técnica capitalistas...”